Lo que inició como una pequeña discusión por el control de un videojuego, culminó con una trágica muerte que impactó a los habitantes del condado de Monroe, Mississippi.

Todo ocurrió el pasado fin de semana, cuando un menor de apenas nueve años le disparó a su hermana de 13 debido a que no le prestaba el control para jugar.

El sheriff del condado, Cecil Cantrell, reveló a CNN que el pequeño agarró la pistola, que se encontraba guardada en una mesa de noche junto a la cama, y le disparó a su hermana en la parte posterior de la cabeza, todo esto mientras la madre de ambos se encontraba.

“Él quería el control y supongo que sabía dónde encontrar el arma… Esta es la primera vez que me enfrento al caso de un menor que recibió un disparo así. Y espero no tener que volver a hacerlo nunca más”, añadió el sheriff.

Aunque la niña fue trasladada al Hospital Infantil Le Bonheur, en Memphis, más tarde fue declarada muerta.

Cantrell indicó que todavía desconoce qué tipo de cargos se pueden presentar, y por qué el niño tenía un arma de fuego a su alcance con la que pudo disparar a su hermana.

Tampoco quedan claros los conocimientos que tenía el pequeño sobre armas. “Sólo tiene nueve años. Imagino que lo ha tenido que ver en algún videojuego o la televisión”, explicó el jefe de la policía.ba preparando el almuerzo en la cocina.