Harvey Weinstein, el 23 de noviembre de 2011 en Nueva York. John Carucci AP

Varios medios estadounidenses aseguran que el productor, acusado de abusos sexuales y violación, afrontará los cargos por la denuncia de dos mujeres

Harvey Weinstein se dispone a entregarse este viernes a las autoridades en Nueva York en el marco de la investigación por las acusaciones de abuso sexual y violaciones, que se revelaron el pasado mes de octubre. Está previsto que el productor de Hollywood declare en algún momento durante la mañana. Se especulaba a pocas horas de producirse la rendición con la posibilidad de que fuera acusado formalmente por asaltar a dos mujeres.

Los detectives de la policía de Nueva York (NYPD) han vuelto a repetir esta misma semana que están preparados para arrestar al productor en cuanto tengan la orden del fiscal del distrito de Manhattan, Cyrus Vance. La prensa local ha confirmado que los cargos que se presentarían en su contra estarían relacionados con la denuncia de la actriz Lucia Evans, a la que Harvey Weinstein le forzó a practicarle sexo oral en 2004.

Evans fue invitada por Weinstein a las oficinas de la productora Miramax en Tribeca, donde se citó con el productor para hablar su incipiente carrera como actriz. Cuando llegó a la oficina, tuvo un encuentro a solas con él. “Le dije una y otra vez que no quería, que parara”, reveló al The New Yorker. La policía también estaba investigando la denuncia por violación de la modelo Ambra Battilana Gutiérrez, que fue archivada en 2015.

La oficina de Cyrus Vance investigaba además las acusaciones presentadas por la actriz Paz de la Huerta, que declaró públicamente haber sido violada en dos ocasiones en 2010. Harvey Weinstein, de 66 años y padre de cinco hijos, se encontraba fuera de Nueva York, supuestamente rehabilitándose por su adicción al sexo. Hasta ahora no había sido acusado formalmente de ningún delito criminal.

Más de 75 de mujeres han acusado a Weinstein de abuso y agresión sexual. El productor había negado hasta ahora cualquier culpabilidad y reincidió en su defensa que las relaciones fueron consentidas. De acuerdo con las primeras informaciones, se convocó un gran jurado hace varias semanas para exponer los cargos. Su abogado, Benjamin Brafman, confirmó ayer que el fiscal del distrito sur de Nueva York tenía abierta su propia investigación federal.