Por Roberto Dominici

El tema Venezuela está sobre la mesa. Al régimen de Maduro lo han satanizado los gobernantes de países muy dependientes de los Estados Unidos, como Honduras (donde USA tiene una fuerte presencia militar), Colombia (gobernada por la ultra derecha), Chile, Costa Rica, Perú, Ecuador (gobernado por un gran traidor), Brasil (gobernada por un fascista), Honduras (donde USA tiene una fuerte presencia militar) y otros afines.

Por cierto, en diciembre del 2016 en Honduras se realizaron unas elecciones presidenciales muy criticadas por todo el mundo, incluyendo la Delegación de OEA donde estuvo Leonel Fernández. La OEA, y hasta el propio Almagro criticó duramente el proceso por las irregularidades comprobadas, aunque pocos días después se calló la boca porque los Estados Unidos las reconocieron como buena y válidas. De modo que la OEA (donde estuvo Leonel Fernández, repito), después que habló el Gobierno de los Estados, dijo: “Donde yo había dicho DIJE, en realidad quise decir DIEGO.

Pero Venezuela es otra cosa para el gran capital. Hay petróleo y otros minerales importantes y en gran cantidad que no controlan, como bauxita, oro, hierro, níquel, coltán, y otros.

Y algo muy, pero muy malo para el gran capital, es que actualmente en VENEZUELA gobierna un régimen que no puede controlar, que no le puede “bajar línea” como hacen con otros en países que tienen “cogío por el pichirrí. Esa es la real situación, y el resto es PANTALLA, CARETA, HIPOCRESÍA, ENGAÑO.

Con lo que he dicho anteriormente, no quiero decir de ningún modo que en Venezuela no hay grandes problemas económicos y sociales. De que lo hay, lo hay, como decían algunos en nuestro pasado. Ahora bien, ¿Desde cuándo al gran capital le ha interesado la situación de los pobres en ningún país del mundo? ¿Conoce usted algún gesto de sensibilidad social del gran capital por la situación de miseria que vive el pueblo haitiano? ¿El gran capital fue a Libia, Irak, Siria, Afganistán, y a otros países a brindar ayuda humanitaria, o a controlar sus Recursos Naturales? ¿El Gran Capital, encabezado por los Estados Unidos, nos invadió en el 1916 y en el 1965 para salvar vidas, o para impedir que nos diéramos el gobierno que nos merecíamos?

Bien, usted tienen todo el derecho del mundo de estar en contra del régimen que encabeza Maduro en Venezuela, donde están los obreros, los campesinos, y una parte de la clase media, o apoyar a al gran capital de Venezuela y los grandes países capitalistas como Estados Unidos, Alemania, Inglaterra, Francia, España y otros. Si es por convicción que lo hace, le respeto su decisión aunque no la comparto.

Ahora bien, si su posición se fundamenta en la ignorancia (o desconocimiento, para ser algo diplomático), o influenciado por alguna iglesia u otra de esas organizaciones que reciben fondos de los Estados Unidos, y por tanto, defienden sus intereses, le recomiendo ser cuidadoso en este caso, pues un día lo pueden poner en contra hasta de su propia madre, ya que el Gran Capital no tiene sentimientos, ni principios, ni religión, ni nada serio. Simplemente: INTERESES. De modo que un día lo pueden poner a usted en contra de A, mañana contra B, pasado contra de C, y después, de ser necesario… A favor de A, B, y C juntos.

Comparte este Artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Print this page
Print