Las divisiones y conflictos internos dentro de los partidos políticos y los gremios, solamente logran el debilitamiento y desgaste de los mismos.

En el caso de las instituciones, mantener dentro de una organización una batalla campal, es como criticar a tus hermanos y familia, donde finalmente esas instituciones van rumbo al fracaso por los ataques de compañeros a sus homólogos.

A las instituciones se les cuida, se les ama y  protege.

Aunque la política no es mi pasión, observo, leo,  analizo e interactúo del tema con otros colegas, escucho sus posiciones a favor y en contra, observo igualmente la falta de respeto, entre los mismos compañeros y compruebo que en la unión está la fuerza.

La política realmente es muy interesante, desnuda cómo piensan  sus actores y hasta donde pueden llegar por lograr sus objetivos.

Eso no es cuento señores.

Realidad pura Las pugnas internas nunca aportarán  ningún elemento en beneficio de sus colectividades.

Comparte este Artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Print this page
Print