“Son colores frescos que entretienen y no cansan, llevan un mensaje personal a cada uno de los espectadores, aptas para todo público”

 

Por Dominga Valdez

Dominga Valdez, Periodista, Secretaria General de CDP -Filial Puerto Rico

Cupey, Puerto Rico. Con impresionantes obras abstractas que atrapan e impactan al espectador, más un juego de colores tropicales, debordado en cada rostro femenino, de labios gruesos y caribeños, fue lo presentado anoche en la exposición “Un Rostro para Borinquen”, del artista plástico dominicano Carlos Abad.

La presentación tuvo lugar en la Galería Arte en la Montaña, ubicada en el Centro Comercial Los Paseos, en Cupey.

Piezas igualmente llamativas llevando un mensaje de impresionismo muy profundo, alegre donde el autor de esas pinturas, define la fuerza interior que lo caracteriza como artista joven.

Carlos Abad, artista plástico dominicano

“Son obras muy expresivas, los colores te permiten llegar a la obra y por ende a ese mensaje que deseo transmitir, son rostros que hablan, esa es idea” apuntó. .

Dijo que la intención es la expresión y que cada uno intérprete, que la gente se vea y que de alguna manera encuentren un lenguaje, que lo conecte a la obra.

“Me encantó observar que los espectadores miraban mis obras y volvían a mirarla como atrapados en esa magia que puse en cada trabajo, quise destacar esa esencia de un Puerto Rico, que ha logrado resurgir luego del huracán María, gracias por acompañarme en esta noche muy especial para mí”, dijo.

En las 26 obras de diferentes formatos y tamaños, resaltan los colores vivos como el naranja, azules, amarillos, rojos y ese verde esmeralda lo que las hizo profunda, más llamativas y preferidas por las damas asistentes.

” Son colores frescos que entretienen y no cansan, llevan un mensaje personal a cada uno de los espectadores, aptas para todo público” agregó el también gestor cultural nativo de la ciudad de La Romana, en República Dominicana.

La exposición permanecerá en la Galería Arte en la Montaña durante dos semanas en horario de 9:00 de la mañana hasta las 7:00 de la noche.

Un lienzo hablando, revestido de miradas que dicen tanto, exposición que impresiona donde el artista plasma un sentir hacia Puerto Rico, que en cada amanecer se levanta con el color verde, de la esperanza, sentimientos que sobresalen de cada obra, pintadas con el corazón.