Nuestra existencia está marcada por los sistemas. El principal y que nos define como individuos es el de la familia, de dónde venimos y hacia dónde vamos. Padre y Madre ocupan su lugar en él, con igual importancia y características determinadas. Jacqueline Santos, Terapeuta Holística, ofrece una mirada desde el punto de vista sistémico del rol y trascendencia del padre.

 

¿Qué representa en nuestra vida la figura del padre desde la mirada sistémica?

La figura paterna es tan importante como la figura materna, gracias al padre logramos la fuerza, la energía, seguridad, la autoridad, la disciplina para concretar proyectos, completar una carrera, el reconocimiento social y laboral, el prestigio y la fama, salir al mundo y que todos te vean. El padre es el Yang, lo masculino, la  protección; representa el punto de partida, el #1, de él tomamos el apellido, simboliza el cielo, que te permite conocer los límites y te ayuda a saber de dónde vienes, hacia dónde vas y a dónde quieres llegar, qué quieres alcanzar, es el éxito, la realización personal.  El padre es el trabajo, la ocupación laboral,  la comunicación.  Sin la energía del padre nuestro éxito se estanca, llegar a la meta sería como nadar contracorriente, no digo que sea imposible, pero costaría mucho más esfuerzo sortear los obstáculos, en tanto que el sostener una conexión saludable y armoniosa con el padre, da como resultado un camino de vida con menos escombros, sobre todo, en lo profesional, la toma de decisiones y el reconocimiento público.

“Sin la energía del padre nuestro éxito se estanca, llegar a la meta sería como nadar contracorriente”

¿Cuándo falta el padre, se puede sustituir con esa moda de las Madres  MAPA?

De ninguna manera, el gen paterno está y siempre estará ahí y eso nada ni nadie lo puede cambiar. La carga genética y transgeneracional estará presente de manera permanente en el hijo, quien hereda y arrastra los conflictos y las bondades del árbol paterno cual caja de resonancia, aún en el caso en que la mujer haya fecundado su óvulo a través de un donante de esperma.

“El hijo hereda y arrastra los conflictos y las bondades del árbol paterno cual caja de resonancia”

Si el padre está ausente por muerte o lejanía, ¿qué se debe hacer para crecer sanamente?

No entres en conflicto con la situación, ya que afectaría tu vida profesional, generando que la ausencia de tu padre se convierta en la presencia de un obstáculo que te seguirá a donde quiera que vayas, en forma de adicción, debilidad, inconstancia o impidiéndote que logres tus metas. Acepta las cosas tal como son, no juzgues, no sufras, no supongas, trabaja en ello, viaja hacia tu interior, hacia tu corazón y ten allí un encuentro con tu padre, desde el amor, dale las gracias por ser parte de tu sistema físico y energético, dale las gracias porque eres parte de su sistema generacional. Es el padre que te tocó, acéptalo con amor. Sientes como te responsabilizas de tu vida con honor, humildad y la valentía para hacer cosas positivas y trascendentes pero, sobretodo, estar en paz contigo.

¿Hay alguna diferencia entre los padres de ayer, de hoy y su rol?

Definitivamente existe una gran diferencia. El padre de hoy se involucra más en el cuidado y la formación del hijo, su participación es más activa. El padre de ayer, era el proveedor, el patriarca, el que mandaba sin cuestionamiento alguno.  El padre contemporáneo es más tolerante, permisivo, afectuoso,  acude al diálogo, no utiliza la fuerza como mecanismo de autoridad, en tanto el padre de ayer era poco expresivo, corregía con agresividad, sometía, imponía su autoridad a través de la fuerza, doblegaba mediante el castigo físico. El padre de hoy elogia, abraza, besa, el padre de ayer no se acercaba pues esto significaba que era débil.  El padre de ayer ejercía poder sobre los hijos, el padre de hoy trabaja en empoderar al hijo. El padre de ayer enseñaba a respetar, ante la mirada cabizbaja del hijo, mantenía el control, siempre tenía la razón, el padre de hoy no sabe establecer límites, teme a las lágrimas y frustración del hijo.  Las estructuras se perpetúan a través de la familia, una emoción negativa ocasionada por un mal proceder del padre, si no se trabaja, va a permanecer en el presente y se transmitirá a las futuras generaciones. El padre de hoy tiene la ventaja de contar con mayores herramientas de orientación y aprendizaje para ayudar a desempeñar su rol de manera más efectiva.

“El padre representa el punto de partida”

Si sentimos que nuestro padre ha fallado, ¿qué podemos hacer?

No juzgarlo, no guardar rencor,  comprender que si no ha ejercido su rol de padre de manera correcta, ha sido por sus miedos y carencias.   Él es un ser humano imperfecto, como lo eres tú, cómo lo somos todos, capaces de cometer errores, de aprender con la experiencia. No lleves en tus hombros ese dolor pues te afectará a ti y se transmitirá a tus descendientes. Acéptalo con sus errores, sus aciertos y desaciertos, libera con amor, lo que te permitirá sanar tu presente y tu futuro, vivir en armonía, en paz contigo mismo.

“No juzgarlo, no guardar rencor,  comprender que si no ha ejercido su rol de padre de manera correcta, ha sido por sus miedos y carencias”

¿Cómo pueden los que vivieron un mal ejemplo no repetir el error de los padres?

Lo primero es que no debemos quedarnos anclados en reclamos y juicios, pues esto lo único que hará será frenar nuestro proceso evolutivo. Acepta que tu padre lo hizo de la única manera que sabía hacerlo, acorde a las herramientas que tenía a su alcance y las  costumbres de la época, lo cual no lo justifica, sin embargo, te ayudará a sanar las heridas que pudo ocasionar en ti, logres quietud,  paz interior, puedas desarrollarte con libertad y ser tu: único e irrepetible.   Libera toda rabia, resentimiento o soberbia que sientas hacia él y desde la humildad que reside en tu interior, dale las gracias porque gracias a su aporte genético hoy estás aquí y ahora y eres quien eres.  Gracias a su imperfección tienes la oportunidad de hacerlo diferente, desde el amor…ámalo incondicionalmente… sana ese vínculo desde la memoria sistémica  familiar.

 

 

 

Realizar este ejercicio te ayudará a reprogramar tu memoria sistémica para que la historia de tu árbol no siga repitiendo patrones negativos:

 

Siéntate relajado, realizando varias respiraciones profundas. Frente a ti, también sentado, visualizas a tu padre, quien te dice: “Hijo, no pude estar disponible para ti y sé que te hice falta, ahora estoy presente para ti y te pido que me aceptes”. Tú le dices: “Padre, tu eres mi padre, Yo Soy tu hijo, ahora te acepto, te doy las gracias y con amor te honro, porque gracias a ti existo y hoy soy lo que soy. Sientes como con la humildad que viene de tu interior transformas toda la energía de vida y la información que recibiste de tu sistema ancestral paterno a través del gen de tu padre y permítete hacerlo diferente. Visualiza y siente como tu sistema paterno te da el permiso y la bendición para que tú y tus descendientes tomen solo lo bueno del árbol y lo puedan hacer distinto a  cómo ellos lo hicieron. “Queremos que seas feliz, alcances tu máximo potencial y te liberes de todo aquello que te limite”. Ahora puedes ser quien realmente eres, único, sin ser como tu padre. Esa energía te apoyate sostiene y te permite salir al mundo, triunfante, a alcanzar el éxito…puedes atraer lo que deseas.

Paz y Bien, Amor Infinito.

 

Jacqueline Santos es Terapeuta Holística Máster Reiki y Energía Universal. Procesos    Existenciales. Terapia Craneosacral. Iridología. Apiterapia.   Cromoterapia. Psico Bio Energía. Terapia de Quelación. Regresiones. Progresiones. Musicoterapia. Digitopuntura.  Reflexología. Tui Na. EFT.     Shiatsu. Ayurveda. Feng Shui.